Pocos momentos en la vida tienen tanta importancia para nuestros dientes como los primeros años, cuando están en pleno desarrollo.  Los problemas orales en la infancia no son un tema baladí. Por eso, un pilar básico de nuestro servicio de Odontología en Navalcarnero es la Odontopediatría.

Es una etapa en la que hay que tener mucho cuidado. La boca cambia muy rápido y los dientes pasan por varias fases apenas cuestión de meses. Además, es importantísimo enseñar a nuestros hijos una buena técnica de higiene oral en estos años para que no tengan problemas en el futuro.

En resumen, la salud bucodental de los más pequeños es un tema complejo y, como era de esperar, son varios los problemas que pueden presentarse.

¿Cuáles son estos problemas orales?

Ojalá fueran menos frecuentes, pero lo cierto es que las circunstancias hacen que estemos acostumbrados a atender a pequeños con:

  • Caries del biberón

Esta es la caries que se presenta en los dientes de leche, y puede aparecer hasta los 5-6 años. Su principal causa, la exposición a líquidos con grandes contenidos de azúcar. Endulzar el chupete o dar a nuestros pequeños buenas cantidades de zumo industrial no es lo más recomendable. Estas caries pueden destruir por completo los dientes de leche y, lo que es aún peor, pueden pasar a los definitivos. Esto es algo que muchos padres desconocen, restándole importancia a las caries en estos dientes porque piensan que con la caída de las piezas se acabará el problema. ¡Nada más lejos de la realidad!

  • Caries dental

Por supuesto, la caries tal y como la conocemos es el problema más habitual en los niños. No es ninguna sorpresa. Una dieta muy irregular combinada con un alto consumo de dulces y helados, además de una higiene oral aún insuficiente, hace que la boca de los más pequeños sea el caldo de cultivo ideal para esta enfermedad.

  • Traumatismos

Estos son años de continuo juego e hiperactividad. Los golpes y las caídas están a la orden del día. En alguna de estas, se puede producir un traumatismo dental, ya sea parcial o completo. Por suerte, la mayoría de los dientes afectados por estos casos se pueden rehabilitar sin mayor problema si actuamos con celeridad y responsabilidad.

  • Gingivitis

Se suele relacionar la enfermedad periodontal con la edad adulta, pero los pequeños no están libres de padecerla. Las causas, como puedes suponer, vuelven a ser una higiene oral deficiente y una mala dieta.

  • Aftas bucales

La aparición de llagas en los pequeños tiene mucho que ver con el desarrollo de las piezas dentales. Su aparición y su roce con los tejidos blandos pueden probar estas pequeñas heriditas, más aún si nos encontramos en casos de maloclusión. Otro motivo muy común es la presencia de infecciones víricas, muy propias de estos años. Incluso puede darse el caso de que esta patología se presente de forma recurrente. Además de pomadas para aliviar los roces, lo importante es concienciar al niño para que no se toque en la herida y espera a que desaparezca por ella misma.

¿Hace mucho que tu hij@ no pasa por nuestra clínica dental? Pide cita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *