Como padres y madres queremos lo mejor para nuestros hijos. Por eso, es fundamental prestar atención a su salud bucodental.

La ortodoncia infantil, además de corregir la posición de los dientes, modifica los huesos de la mandíbula cuando todavía están en desarrollo. Por este motivo es tan importante que los más pequeños acudan al dentista a una edad temprana, permitiendo detectar posibles problemas en su etapa inicial y corregirlos.

La Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) recomienda realizar la primera visita con el ortodoncista a los 6 años.

Respecto a la salud bucal de los niños, una de las preguntas que más nos realizan en nuestra clínica dental en Navalcarnero es si necesitan ortodoncia y cuándo es el momento adecuado para el tratamiento.

En Clínica Dental Santa Clara de Asís queremos ayudarte a despejar tus dudas y a cuidar de la salud de tus hijos.  En este artículo te desvelamos los indicios a los que debes prestar atención para saber si tu peque necesita ortodoncia.

 

Causas para la ortodoncia infantil

 

Existen ciertas causas relacionadas con la genética, pero otras son el resultado de malos hábitos.

Independientemente del motivo, el ortodoncista puede tratar los desajustes del desarrollo de las piezas dentales, así como de los huesos faciales. Una manera sencilla de corregir estos problemas es el tratamiento ortodoncia interceptiva.

Pero ¿cuáles son los síntomas a los que debes prestar atención para saber si tu hijo necesita ortodoncia?

 

Síntomas de que tu hijo necesita ortodoncia

Para poder reconocer los signos de alerta, es necesario conocerlos primero. Por eso, hemos elaborado una lista con 8 señales que nos indican que es necesario llevar a los peques de la casa al ortodoncista cuanto antes.

1.     Succión prolongada del dedo pulgar u otros objetos

Succionar con frecuencia el pulgar puede provocar la inclinación de los dientes posteriores hacia delante y la de los inferiores hacia atrás. Cuando los incisivos superiores e inferiores no se tocan, hablamos de mordida abierta.

2.     Pérdida tardía o premura de los dientes de leche

La pérdida tardía o prematura de los primeros dientes genera desajustes en la posición de la dentición permanente.

3.     Mucho espacio entre las piezas dentales

Puede darse por la falta de dientes o por un arco dental demasiado ancho.

4.     Dificultad al morder o masticar

Si notas que tu hijo realiza gestos extraños al morder, puede ser consecuencia de un problema de mordida.

5.     Apiñamiento o desplazamiento dental

El hecho de que no logren cerrar bien la boca dificulta la limpieza de los dientes y favorece la aparición de caries.

Los problemas de alineamiento suelen deberse a un arco pequeño o a unos dientes grandes.

6.     Erupción tardía de los dientes

Con 8 meses aparecen los primeros dientes de leche y a los 7 años las piezas definitivas.

Si los dientes no erupcionan hasta el año de edad o los 8 años, respectivamente, consideramos que existe un retraso en el desarrollo dentario.

7.     Chasquidos al abrir y cerrar la mandíbula

Estos trastornos temporomandibulares pueden producir dolores de cabeza y cuello.

8.     Respiración bucal

Si tu hijo respira por la boca en vez de por la nariz, puede que sea por una mordida incorrecta. 

 

Ahora que ya conoces los síntomas, puedes estar alerta para detectar posibles maloclusiones.  En caso de que no notes ninguno, recuerda llevar a tu hijo al dentista en cuanto cumpla los 6 años. Así podremos corregir a tiempo cualquier patología bucodental y tratarla, en este caso, con ortodoncia infantil.

Pide ahora cita en nuestra clínica dental en Navalcarnero y cuida las sonrisas más pequeñas desde el principio.