Muchas veces no somos concientes de que ciertos episodios de dolor que padecemos, pueden tener su causa en una patología bucal. Las cefaleas, los vértigos, mareos, contracturas musculares a nivel cervical, chasquidos, ruido y dolor en la zona del oído, entumecimiento o hipersensibilidad en la piel, son problemas que muchas veces tienen su origen en patologías de la cavidad bucal. Diariamente asistimos a muchos pacientes que acuden a nuestra consulta con problemas de esta naturaleza, la mayoría han buscado sin éxito en otras especialidades medicas un tratamiento que solucione estos síntomas y terminan asumiendo la convivencia con el dolor. Nada más lejos de la realidad.

La articulación temporomandibular (ATM), es la articulación que hace posible abrir y cerrar la boca. Es la zona dónde la mandíbula se articula con el hueso temporal del cráneo, delante del oído y a cada lado de la cabeza. Se utiliza al masticar, hablar, tragar, bostezar, etc. Por ello, es una de las articulaciones más usadas en el cuerpo. Usted puede localizarla poniendo sus dedos delante de cada oído y presionando firmemente al abrir y cerrar la boca: el movimiento que sentirá ocurre en cada ATM. Trabajan siempre juntas y conducidas por cuatro pares de músculos que crean sus movimientos. Cuando las ATM funcionan correctamente, usted puede abrir y cerrar su boca sin dolor ni molestias, cuando se inflaman los ligamentos o los músculos, se genera dolor en la zona, imposibilidad de abrir la boca, chasquidos etc.

No todos los problemas provienen de las articulaciones, Existe un mecanismo relacionado con la falta de espacio para el movimiento de la mandíbula que explica el por qué de muchos dolores de cabeza. De manera que la mandíbula al no disponer de espacio suficiente en su desplazamiento atrapa el músculo temporal (Síndrome del músculo temporal) o golpea contra un molar, hueso o prótesis en el maxilar superior (Síndrome del Compromiso Mandibular) y trae como consecuencia la aparición de contracturas, vértigos, diversidad de cefaleas y molestias de toda índole.

Una muela de juicio superior mal posicionada impide que la mandíbula se pueda mover libremente y ocasione un pinzamiento a nivel muscular.

Los tratamientos que desarrollamos en nuestra clínica para la corrección de estas patologías parten de un estudio exhaustivo de las características de cada paciente. La efectividad del mismo se fundamenta en la identificación correcta de las causas que generan la aparición del dolor. Si usted padece alguna de las patologías que aquí relacionamos , le pedimos que venga a nuestra clínica y nos permita encontrar la manera de ayudarle.